El aceite usado tiene muchas salidas, desde la industria cosmética a la farmacéutica reutilizan el aceite para elaborar abonos, barnices, cera, cremas, detergentes, jabones, lubricantes, pinturas, velas, etc. Aquí desarrollaremos la parte de cómo convertir el aceite en jabón.

Debido al problema contaminante que resulta de votar el aceite comestible  usado en casa por el fregadero compartimos con ustedes una receta casera para hacer jabón artesanal, con esto no sólo ayudas al medio ambiente, sino que ahorras y te entretienes.

Tanto los jabones de baño como los detergentes parten de la misma base, la diferencia está en que los jabones se fabrican a partir de sustancias naturales, como grasas animales y vegetales, mientras que los detergentes se elaboran a partir de materias primas sintéticas. El jabón es básicamente una sal obtenida de las grasas, que resulta soluble en el agua. La saponificación es la reacción de una solución alcalina con las grasas animales y vegetales (sebo y aceites).

Hay múltiples formas de hacer jabón con elementos diferentes, olores, colores,  etc. pero este espacio está dedicado a lo más simple y fácil; tu imaginación, presupuesto e interés te hará descubrir el mundo de los jabones artesanales y te seguro que será una maravilla poner a funcionar la creatividad.

Nota Importante: cualquier aceite de cocina usado sirve para hacer jabones artesanales mediante el proceso en frío, solo hay que colarlo bien.

Recomendaciones: Trabaja en un ambiente bien ventilado. Usa guantes y gafas protectoras, ya que la soda caústica es un material muy corrosivo que no debe entrar en contacto con tu piel. No utilices recipientes metálicos para realizar la preparación y revuelve la mezcla con la ayuda de un palo.

Ingredientes:

· Aceite comestible usado de cualquier clase: soya, girasol, semillas, oliva. etc. Hay que pasarlo por un colador muy fino para quitarle las impurezas.
· Una caneca o un cubo grande (25 litros)
· Palo de madera para revolver.
· Moldes de plástico o de icopor.
· Agua.
· Soda cáustica también llamada sosa cáusica. (Diablo rojo).
· Sal común.
· Medio vaso de jabón lavaplatos para dar aroma. O cualquier fragancia que se quiera agregar

Cómo se hace:

1.- Guardar el aceite usado hasta juntar dos litros y medio.

2.- Llenar una caneca o un cubo con dos litros y medio de agua. (Para fabricar jabones de colores se puede añadir al agua colorantes de repostería.)

3.- En un ambiente ventilado y con la ayuda de un palo, diluir en el agua medio kilo de soda cáustica y un puñado de sal. Se producirá una reacción química (calor) que requiere algunas horas hasta que se enfríe . La soda cáustica es un material que daña la piel si se pone en contacto directo con ella. Por eso es recomendable utilizar guantes y lentes protectores.

4.- Se vierte lentamente el aceite sobre la mezcla líquida revolviendo en forma permanente (siempre para el mismo lado, porque de lo contrario se puede “cortar” el jabón). Si quiere hacer jabón con esencias añada hierbas aromáticas u otros tipos de aromas naturales (Vainilla, etc.).

5.- Cuando la mezcla se espesa, se echa en los moldes y se deja endurecer durante varios días. Si tiene ansiedad por ver como salen los jabones puede acelerar el proceso colocando algunos en el congelador.

6. Se sacan los jabones de los moldes. También se puede echar la mezcla en una bandeja grande. Se la deja reposar y antes de que se quede totalmente dura se corta en pastillas. Para que resulte más cómodo despegar los moldes se los puede enharinar o cubrir con aceite.

Esta receta se pasa de generación en generación, otro legado de las abuelitas que resulta muy efectivo implementar en estos tiempos de crisis económica y desastres ambientales. Hacer jabón casero es una actividad que genera múltiples beneficios, lo cual vale el esfuerzo intentar aunque sea una vez.

NOTA: gracias a una de nuestras visitantes hago esta aclaración muy importante, los jabones hechos con aceite reciclado solo sirven para lavar, limpiar o fregar; los utilizados en el cuerpo deben hacerse con aceite limpio que no se haya usado para evitar inconvenientes con alergias y porque el aceite que ya se usó pierde sus propiedades naturales.

(Odenisse Peralta)