co2

Las botellas abundan por todos lados, hay algunas que son tan hermosas que sirven, por si solas, para decorar cualquier rincón del hogar; y están las que son muy comunes como las de los vinos.

Hay infinidad de ideas que puedes poner en práctica con las botellas, desde pintarlas hasta colgarlas así sin más; pero, existe una manera super fácil de cortar el vidrio y transformar esa botellas comunes en vasos, tazas e incluso lámparas.

Solo necesitas:
– Hilo de algodón
– Alcohol de 96º
– Mechero o fósforos (puede ser una vela)
– Recipiente profundo con agua fríaco1

Las instrucciones son sencillas y de poco riesgo, solo hay que tener cuidado de seguirlas tal cual…

Lo primero que se debe hacer es mojar un hilo de algodón en alcohol, luego se ata el hilo alrededor de la botella en el lugar donde quieres que se haga el corte. El hilo sobrante lo cortas a la altura del nudo que hiciste. Debes considerar que la botella se cortará un centímetro más arriba de la marca.

A continuación, enciendes el hilo con un encendedor (te debes lavar bien las manos y eliminar cualquier resto de alcohol de ellas) y dejas que se consuma todo el alcohol y que el hilo se ponga de color negro.

co3

Luego se debe sumergir inmediatamente la botella en un balde hondo lleno de agua fría (en forma invertida si te interesa usar la parte de abajo de la botella), la mueves un poco, vas a escuchar un ruido y listo.

Si aún no se corta cuando sacas la botella del agua, le das un par de golpes pequeños o vuelves a repetir los pasos anteriores. El cristal se corta debido al efecto del cambio de temperatura en el lugar donde estaba ubicado el hilo. Si deseas hacer una taza, puedes usar la parte superior de la botella; la separas y luego la pegas con un buen pegamento.

co4

co6