La Organización Mundial de la Salud estima que en el mundo se fuman más de seis billones de cigarrillos al año. Además del daño que causa el consumo del tabaco y la cantidad de papel que se utiliza para su elaboración y empaque; la contaminación causada por el humo también es un problema.
La contaminación del medio ambiente significa la introducción de elementos nocivos los cuales modifican negativamente la calidad del agua, aire o suelo.

Es fácil encontrar un gran número de conductores lanzando sus colillas por las ventanas del auto o directamente en la calle, parques, plazas, playas, etc.

Es cierto que las colillas son una molestia pública, y no sólo por razones estéticas. Los filtros de los cigarrillos y cuatro quintas partes de todos los cigarros están hechos de acetato de celulosa, un tipo de plástico que es muy lento para degradarse en el medio ambiente. Una colilla de cigarro típica puede durar desde 18 meses a 10 años en descomponerse, dependiendo de las condiciones ambientales.

Pero más allá de los plásticos, estos filtros, que están en los cigarrillos, en primer lugar deben absorber los contaminantes para evitar que penetren en los pulmones,  para ello contienen pequeñas cantidades de toxinas como el cadmio, el arsénico y el plomo. Así, cuando los fumadores desechan las colillas de manera impropia  lo que hace esencialmente es lanzar estas sustancias en el medio ambiente.

En fin, que el tema del cigarro es vasto y profundo. En esta ocasión nos detendremos en los empaques de los cigarrillos y aquí te ofrecemos una manera de reciclarlos que puede ser muy útil, haremos un BAÚL!

 

Qué necesitas?

Cajas de cigarrillos
Pegamento cola
230
c/n

Cómo Hacerlo:

  1.  Organiza una campaña de recolección de cajas de cigarrillos entre los fumadores que te rodean, lamentablemente en poco tiempo obtendrás la cantidad necesaria.
  2. Trata que las cajas permanezcan íntegras y no se aplasten.
  3. Coloca 35 cajas apoyadas en una superficie plana del lado de mayor superficie, dejando la abertura hacia arriba y formando un rectángulo de 7 cajas de largo por 5 cajas de ancho.
  4. Cuida que las cajas que ocupen los vértices queden con la abertura hacia adentro del rectángulo, es decir en dirección a la caja continua.
  5. Coloca pegamento en las superficies de contacto entre las cajas y únelas. Déjalas secar.
  6. Comienza a pegar filas de cajas en todo el perímetro del rectángulo, tal como si se tratara de una pared de ladrillos. Pega las cajas de canto, uniendo las superficies más pequeñas.
  7. Cuando llegues a la quinta fila, tendrás listo un cajón suficientemente grande como para guardar ropa, zapatos, libros o lo que desees.
  8. Con el resto de las cajas repite el paso 1 y 2. Luego pega sólo una fila en el perímetro de este nuevo rectángulo que se convertirá en la tapa del baúl.
  9. Las 2 cajas sobrantes pégalas en cada uno de los bordes más cortos de la tapa, a modo de manijas.

 Recuerda: puedes hacer el baúl con cuantas cajas desees para hacero más grande, si quieres, combina las cajas según los colores formando distintos diseños; también puedes pintar el baúl con una pintura acrílica o látex.

Si tienes pensado utilizar el baúl para guardar objetos pesados, junta mayor cantidad de cajas y pégalas entre sí en las superficies más amplias, de esta manera aumentarás su grosor y resistencia.