p

Un científico ha creado un programa informático que decodifica el canto de los pájaros y que puede identificar el sonido de una enorme variedad de aves.

Algunas personas tienen esa capacidad: pueden identificar a qué pájaro pertenece un trino sólo con escucharlo, aunque suene junto a otro montón de ruidos y cantos de aves.

Eso se hace más difícil ante el llamado coro del alba, cuando las aves unen sus voces al amanecer. Dan Stowell, de la Universidad Queen Mary de Londres, en Reino Unido, utilizó grabaciones de cantos individuales y de coros del alba para hacer que su software sea capaz de identificar las características de cada trino.

p1

“Con una serie de grabaciones, cada una con la lista de especies de aves presentes, pude ‘entrenar’ a un sistema computacional mostrándole estos ejemplos catalogados”, cuya investigación se publica en el sitio especializado PeerJ.

Esta técnica se denomina “aprendizaje de representación” y es una forma de análisis automática que se usa junto a un algoritmo de clasificación.

De acuerdo al informe de Stowell, estos datos aprendidos automáticamente pueden tener un mejor desempeño que la información compilada de forma manual.

Para este proyecto se analizaron los cantos de cientos de aves, incluyendo muestras del Archivo de Sonidos de la Biblioteca Británica. Y los mejores resultados fueron reunidos a partir de la más grande serie de datos jamás recogida: las grabaciones individuales de más de 500 aves en Brasil.

“El canto de un ave es extremadamente complejo. Los sonidos más simples son generalmente los más difíciles, porque pueden sonar de forma muy similar”, dijo Stowell.

Según el experto, los programas existentes no funcionan bien porque no son lo suficientemente específicos.

p2

Sin embargo, Stowell reconoce que aún falta camino por recorrer. Los investigadores no han progresado mucho en la identificación de todos los pájaros presentes en el coro del alba.

“Es muy complicado. Es un problema muy difícil pero interesante”, dijo Stowell, quien asegura que su trabajo supone un paso más para poder decodificar el hermoso alboroto matutino de los pájaros.

Fuente: BBC Mundo