Quién no ha sufrido alguna vez ante el dilema de tener unos zapatos preciosos pero que te quedan justamente apretándote los dedos o presionando la parte de atrás?

Duele ver esos zapatos que tanto te gustan y que no puedes disfrutar; pues bien, el sufrimiento ha terminado, comparto contigo este secretito “imperdible” y muy fácil de llevar a cabo.

Todo lo que necesitas es un secador de pelo y unas medias gruesas… te pones las medias, luego los zapatos, enciendes el blower y lo dejas calentar unos segundos. Procura que el aire caliente lo mas posible el zapato por dentro; para que funcione mejor, mueve tus pies dentro del zapato (sin sacarlos).

Cuando esté lo suficientemente caliente te quedas con los zapatos puestos hasta que se enfríen, luego quítate las medias y prueba.

Si sientes que todavía están muy justos repite el proceso, pero te aseguro que te quedarán perfectos a la primera vez! 😀

zapatos apretados