Tiempo y dinero repercuten en las opciones para ejercitarse correctamente. Algunos pueden optar por un gimnasio donde reciben asesoramiento profesional y rutinas; otras personas prefieren irse a los parques, al aire “libre”, pero a veces tampoco es recomendable porque no hay muchos árboles. La recomendación, entonces, es correr o caminar en la mañana o en la noche; y si se está cerca de afluencias viales, llevar tapabocas.

A juicio de Osuna Sánchez, maestra en Nutriología Humana en la Universidad del Valle de Atemajac, respirar profundamente es esencial para ejercitarse, sin embargo, asegura que si la contaminación es muy alta, como en las avenidas, puede lastimar a la persona.

“De hecho te dicen (los entrenadores) que inhales por la nariz y exhales por la boca, es muy importante, pero se tienen que proteger y buscar lugares adaptados para hacer ejercicio”.

“Algunos pacientes no han estado entrenando como antes; o se van muy temprano y buscan irse al Bosque de la Primavera, Colomos, o a lugares donde se procuran mejor el oxígeno”, comenta la especialista.

Cuando existen problemas respiratorios o se carece de tiempo o recursos para salir a ejercitarse, sea un parque o un gimnasio, se recomienda quedarse en casa y ejercitarse ahí. Osuna Sánchez comenta que puede ser una opción atractiva para ejercitarse sin tener que exponerse a la contaminación aérea.

Sugiere, por ejemplo para las mujeres, quedarse en casa y poner un disco de zumba. También está “Insanity”, en Youtube: rutinas que puedes hacer en casa sin tener que salir cuando hay mucha contaminación. Lo importante, señala, es no quedarse sin actividad física diaria.

Fuente: El informador/Michel Osorio