Investigadores del Instituto de Biotecnología HudsonAlpha y la Universidad de Stanford, junto con expertos de todo el mundo, han anunciado en ‘Science’ nuevos hallazgos genéticos que ayudan a comprender la base molecular de los patrones para el color en el pelo de los felinos.

   Los distintos patrones de color claro y oscuro en el pelo son evidentes no sólo en gatos domésticos, sino también en sus parientes silvestres, desde los guepardos a los tigres y los leopardos de las nieves.

   “Hasta ahora no ha habido ninguna explicación biológica obvia para explicar el por qué de las manchas del guepardo o las rayas en los tigres, cebras o incluso del gato común”, afirma el coautor Gregory Barsh, investigador en HudsonAlpha y profesor de Genética en Stanford.

   Al comparar las diferencias de secuencia entre las manchas y rayas de los gatos domésticos, los investigadores descubrieron que la evidencia apuntaba a un gen al que llamaron ‘Taqpep’. Los gatos con manchas tenían mutaciones específicas en ambas copias de este gen, mientras que los gatos rayados no las tenían.

   Por otro lado, el examen de los genes expresados en células de pelo oscuro y células de pelo claro reveló que la repetición de las manchas es debida a variaciones en otro gen, EDN3, que se expresa en altos niveles en las células del pelo de color oscuro.

   Los investigadores sugieren por lo tanto que el gen ‘Taqpep’ ayuda  a establecer ya sea un patrón periódico de rayas, o un patrón moteado o manchado, determinando el nivel de EDN3 expresado en cada área de la piel en una etapa temprana del desarrollo del gato.

   Según Barsh, el descubrimiento de nuevas vías y mecanismos genéticos es la base para entender el modelo codificado en cualquier genoma, incluyendo el de los seres humanos. Por ejemplo, los estudios con moscas de la fruta y gusanos han puesto de manifiesto los principios que rigen la forma en que las células cancerosas viven y mueren.

   Barsh señala que “el descubrimiento de nuevos principios biológicos en los animales que están más estrechamente relacionados con los seres humanos, como los gatos, los perros y los ratones de laboratorio, pueden revelar descubrimientos inesperados con amplias implicaciones para la biología y las enfermedades humanas”.

   Los investigadores se proponen ahora averiguar el mecanismo exacto por el cual Taqpep y EDN3 funcionan, y estudiar por qué algunos animales como los leones, pumas o algunos gatos domésticos no tienen patrones perceptibles, con independencia de la condición del gen Taqpep. “Sabemos que hay una mutación que inhibe la formación de patrones en algunos gatos y nos gustaría investigar ese mecanismo”, concluye Barsh.

Fuente: ecoticias.com