El Gobierno de Timor Oriental se ha visto obligado a crear escuadrones especiales para combatir la creciente amenaza que representan los cocodrilos para la población del país, informó la radio estatal australiana.

Estos escuadrones pertenecerán a un nuevo departamento integrado por efectivos de la Policía y del Ejército, así como funcionarios de diversos ministerios.

La cabaña de cocodrilos de agua salada o marino (), una especie protegida y la de mayor tamaño, ha crecido rápidamente en Timor Oriental desde que hace 10 años el país se independizó de Indonesia.

Estos reptiles, que llegan a alcanzar un peso de hasta mil 200 kilos y llegan a medir de largo hasta más de siete metros, son vistos a menudo reptando por las playas o nadando en los puertos y en la ribera de pueblos.

El coordinador de este nuevo escuadrón entrenado en la ciudad australiana de Darwin, Sean Ferguson, dijo a Radio Australia que se han dado casos en los que cocodrilos de gran tamaño han atacado a las barcas de pesca y capturado a alguno de sus tripulantes.

“Cada año se producen más muertes”, señaló Ferguson.