El panel solar híbrido consigue aumentar la efectividad y potencia del generador en un 15 %, al mismo tiempo que se reduce el espacio que antes se necesitaba para instalar    dos sistemas.

La forma tradicional en que se ha venido aprovechando la energía del sol para producir energía ha sido a través de los módulos fotovoltaicos para la electricidad y los paneles térmicos que calientan el agua. Estos sistemas solían instalarse y utilizarse de forma totalmente separada e independiente. En el caso de los paneles térmicos se añadía además el problema de que no pueden estar sometidos a altas temperaturas, puesto que si inciden más de 25 grados la eficiencia del sistema se reduce en un 15 %.

Para evitar esto, y resultado de una investigación exhaustiva en cuanto a termogénesis y geología, se ha resuelto unir las bondades de ambos sistemas en uno hibrido, que se utiliza actualmente en las nuevas edificaciones. El calor evidentemente sigue incidiendo sobre las células fotovoltaicas, pero es transferido a un absorbedor de calor integrado en el mismo sistema. Gracias a esto se consigue aumentar la efectividad y potencia del generador en un 15 %, al mismo tiempo que se reduce el espacio que antes se necesitaba para instalar los dos sistemas, puesto que se consigue una cogeneración simultanea de energía eléctrica y térmica. En cuanto a su utilización en las llamadas huertas solares, se utiliza de manera parecida, pero se sustituye el acumulador solar por un sistema de refrigeración formado por disipadores que enfrían el fluido transportado a través de la convección. Funciona como si fuera un modulo fotovoltaico para producir electricidad, pero esta refrigerado.

Panel Solar Híbrido

Gracias a todo esto, la vida útil de estos sistemas es mucho mas larga ya que la temperatura a la que trabajan las células fotovoltaicas se mantiene a un nivel mas adecuado para su correcto funcionamiento. Las ventajas que supone la instalación de un sistema hibrido son numerosas, empezando por la reducción de costes que se consigue al utilizar un solo sistema en vez de los dos anteriormente mencionados. También ha de tenerse en cuenta el aumento de la potencia en la producción de energía eléctrica que se consigue (mas de un 15 %), así como el calentamiento de agua para todo tipo de uso (sanitaria, piscinas, calefacción). El espacio para instalar el sistema hibrido es obviamente mucho mas reducido que si se tratase de la instalación de dos sistemas, y de igual forma es mucho mas sencilla y fácil, puesto que se necesitan muchos menos herrajes y puntos de anclaje. Por supuesto, el tiempo de amortización se reduce enormemente, así como el impacto ambiental, porque se expulsan muchos menos residuos a la atmósfera. Por ultimo, ha de tenerse en cuenta, sobre todo a la hora de instalar el sistema hibrido en una nueva edificación, su fácil integración arquitectónica con el conjunto.

El único inconveniente que actualmente tiene el sistema hibrido, es que todavía no se fabrica y por tanto no se comercializa, aunque ya esta registrado en la oficina Española de Patentes y Marcas. Esta a la espera de que algún fabricante de módulos solares lo adquiera para su distribución y venta, lo cual esta previsto que suceda en un corto periodo de tiempo.

fuente: renovableshoy.com