Todo lo que nos rodea se mueve y funciona con energía que el hombre ha conseguido de forma artificial, sin embargo, las energías renovables que la naturaleza nos ha brindado es mucho más efectiva, económica, saludable e inagotable. La energía solar, en concreto, no sólo es capaz de cargar baterías y dar luz sino que además, tiene la fuerza suficiente para mover objetos como un micro coche.

A través de un coche en miniatura, que es un juguete sin mayor misterio y sin maquinaria alguna que cabe en la palma de la mano, demuestra cómo se puede aprovechar la energía solar para propulsar objetos. Este  hecho se debe a que el sol es la fuente de energía renovable más abundante que tenemos en el planeta.

El coche solar más pequeño del mundo ha sido diseñado especialmente para comprobar las grandes posibilidades del uso de la energía solar aplicada a los vehículos eléctricos. Ya es una realidad y hay que hacer eco de ello. Por eso, este mini coche no es un  juguete normal sino un kit educativo que permite experimentar con él para mover objetos sin utilizar mandos, ni pilas, ni cables ni maquinaria alguna. Simplemente bajo el sol.

Este juguete no presenta ningún peligro para un niño pero le ayuda a entender que el sol tiene muchas propiedades y muchos beneficios y entre ellos está el darnos energía y el poder utilizarla para hacer funcionar algunos aparatos cuidando el medio ambiente y contribuyendo a no contaminar el planeta. Cuando tu hijo vea que tiene un coche que funciona solo, apreciará más la luz del sol y será más consciente de la importancia que cada vez más tiene la energía natural en nuestra vida.

Fuente: renobableshoy.com