Las condiciones climáticas extremadamente fuertes podrían agravar ciertos problemas respiratorios y cardíacos. Saber cómo mantenerse fresco y alejado de las altas temperaturas puede salvar muchas vidas.

Prestea tención a estos consejos y evite ser víctima de la ola de calor.

Evitar actividades extenuantes o agotadoras

Relájese. Cuando el cuerpo se calienta rápido y no puede volver a su estado natural por sí solo, o cuando se pierde mucho líquido por medio de la deshidratación o el sudor, la temperatura corporal se dispara y podrían desarrollarse enfermedades relacionadas con la exposición a altas temperaturas.

Estos trastornos tienen una característica común: la persona ha estado expuesta al calor por mucho tiempo o ha ejercitado su cuerpo demasiado para su edad y condición física.

Buscar lugares frescos

Los niños, las personas mayores y cualquiera con problemas de salud deberían permanecer en lugares frescos y ventilados.

Esto no significa que estén permanentemente a puertas cerradas, pero es recomendable tratar de buscar lugares que tengan aire acondicionado. Se debería tomar en consideración ir a una biblioteca, una tienda o establecimientos que posean la ventilación apropiada para mantenerse fresco.

Tomar mucha agua

El cuerpo necesita mucha agua para mantenerse a una temperatura adecuada. Hay que tomar mucho líquido aunque no estemos sedientos.

Las personas que sufren de epilepsia o enfermedades relacionadas con el corazón, hígado o riñones, estén bajo restricción médica o tengan retención de fluido, deberían consultar a su médico antes de incrementar el consumo de líquidos.

Es recomendable también no tomar bebidas alcohólicas ni con cafeína.

Evitar mucho el contacto con el sol

Hay que tratar de buscar estar en la sombra para evitar no solo daños permanentes a la piel, sino también para mantener intacta la habilidad natural de la piel para protegerse del sol.

Vestirse con ropa ligera

Es recomendable usar ropa ligera, sin colores fuertes para que los rayos solares no eleven nuestra temperatura corporal.

Pensar antes de manejar

Ciertos estudios han demostrado que la temperatura dentro de los autos tiende a elevarse rápidamente a niveles muy peligrosos, siendo los niños , las mascotas y los adultos los más afectados.

Por ejemplo, un tablero de color oscuro o los asientos de un auto podrían alcanzar una temperatura que oscila entre los 82 y los 93 grados centígrados.

Dejar las ventanas ligeramente abiertas no implica necesariamente que la temperatura descienda. Los efectos podrían ser mucho más severos en los niños ya que sus cuerpos se calientan mucho más rápido que los de los adultos.

Fuente: msnverde