El acto de reproducción aumenta, en algunas especies, la posibilidad de caer presa de algún depredador. Este es el caso de moscas que viven cerca de una zona de murciélagos. Estos mamíferos localizan a los insectos cuando estos copulan gracias al ruido que hacen.

Investigadores del Instituto Max Planck de Ornitología realizaron una investigación durante cuatro años en donde querían conocer en qué condiciones las moscas eran devoradas. El análisis de los datos arrojo que era verdad que las moscas corrían peligro cuando se reproducían, de acuerdo al diario ABC.es.

El articulo publicado en Current Biology, señala que el sonido de las alas de la mosca macho es lo suficientemente fuerte como para alertar a la ecolocalización de los murciélagos.

Para asegurarse de que era el sonido, y no el tamaño de dos insectos juntos, lo que avisaba al murciélago, lo investigadores usaron una bocina que reproducía el sonido que hacen las moscas cuando copulan, sólo cuando éste era lo más similar posible al ruido de las moscas los mamíferos voladores atacaban.

Hasta ahora se intuía que el sexo es una actividad de riesgo para diferentes especies; sin embargo, este estudio es la primera evidencia empírica de que el acto reproductivo representa un peligro mortal cuando hay depredadores cerca.

Stefan Greif, coautor del estudio, afirma que durante la reproducción los animales, además de llamar la atención, están más distraídos.

Fuente: elinformador.com.mx