Con el objetivo de remediar suelos contaminados por pesticidas, investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Cuajimalpa, desarrollaron una tecnología biotecnológica capaz de reducir el DDT (insecticida actualmente restringido por su toxicidad).

El proyecto diseñado por la doctora Adela Irmene Ortiz López permite eliminar residuos de esa sustancia que siguen impregnados en el suelo desde hace 20 años, cuando se prohibió su producción por su manejo indiscriminado en la agricultura.

“Lo que hacemos es una bioestimulación, que consiste en activar microorganismos poniéndoles nutrientes, sales, minerales y una fuente de carbono, al que llamamos cosubstrato, para que crezcan, se activen y puedan atacar al contaminante”, precisó la doctora.

Este proceso puede resultar lento ante concentraciones de contaminantes muy altas. En ese caso se propone una etapa previa de tratamiento fisicoquímico que consistente en adicionar hierro metálico que favorece la degradación del compuesto.

Las muestras de DDT han sido tomadas de una ex fábrica de pesticidas en Salamanca, Guanajuato y otra de los alrededores de un vivero de floricultores en el estado de México que fueron llevadas al laboratorio para ser examinadas.

La titular del proyecto señaló que esta tecnología ha sido empleada en cantidades de tres gramos de suelo, pero en los próximos meses por medio de un reactor (que está en construcción) se podrán tratar hasta dos kilos de superficie contaminada y permitirá saber cómo podría funcionar a gran escala.

El sistema propuesto por Ortiz López logra pasar un suelo contaminado en un rango de entre 25 y 30 partes por millón a otro del límite permitido en Estados Unidos, que es de siete partes por millón en un lapso de 20 días.

En una investigación previa, el equipo de la UAM realizó un monitoreo en dos sitios para identificar áreas donde se encuentran plaguicidas obsoletos, a fin de establecer una base de datos de estos lugares contaminados.

La investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana destacó que el proyecto aún se encuentra en etapa de laboratorio; sin embargo, los resultados obtenidos con muestras permiten saber que el suelo tratado puede descontaminarse con esta tecnología y en algunos casos volver a ser utilizado.

Fuente: informador.com.mx