El Presidente del Clúster de Invernaderos Dr. José Miguel de Peña, denuncia a través de una comunicación enviada al Presidente de la República Dr. Leonel Fernández, los inconvenientes y obstáculos que vienen arrastrando productores y  todos aquellos que pretenden desarrollar proyectos de  Bio Parques en invernaderos.

Dicha denuncia afirma que cinco instituciones del Estado violan leyes e impiden de varias formas el desarrollo de los proyectos en invernaderos.

El mes pasado el Presidente Fernández dispuso la extensión de la norma de la Dirección de Impuestos Internos que libera de pago de impuestos a los productores agropecuarios locales, suponiendo con esto una mejora para el sector; sin embargo, muchos puntos convergen para obstaculizar dicho avance.

En el caso de los Bio Parques con fondos internacionales del Banco Deutsche Bank, el pronóstico será no poder colocar alrededor de US$40,000,000 (cuarenta millones de dólares), al no permitirle el sistema financiero estatal, disponer de los depósitos del 10% de fondos blandos, que la Superintendencia de Pensiones y Jubilaciones lo depositan, violando la Ley que lo creó todo en el Banco Central y en los bancos del sistema.

Foto: José Miguel De Peña

El Banco Central, la Superintendencia de Bancos, El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales son algunas de las instituciones que mantienen en jaque a los agricultores; José Miguel de Peña argumenta con un ejemplo “Un Bio parque de invernadero que se instalará en azua financiado por el BNV pretenden que le paguen más de RD$400,000.00 (cuatrocientos millones de pesos) por concepto de impuestos ilegales, que no han sido aprobados por el Congreso y que es un retroceso pretender cobrar impuestos a la producción de alimentos”.

Estas instituciones bancarias no permiten catalogar las garantías como polivalentes para poder financiar solo con la hipoteca de las tierras y de los equipos a instalarse sin tener que solicitar garantías colaterales o complementarias que impiden las aprobaciones de los préstamos en la mayoría de los casos.

Requerimientos para la construcción de un Bio Parque:

1. Impuesto de RD$ 1.00 (un peso) por Mt2 de invernadero.

2. Titulo de Propiedad.

3. Carta de no objeción del Ayuntamiento local.

4. Carta de no objeción del Programa de Mercados, Frigoríficos e Invernaderos (PROMEFRIN) del Ministerio de Agricultura.

5. Mapa del uso de suelo actual de la parcela incluyendo parcelas colindantes.

6. Localización del proyecto con un mapa topográfico a escala 1 a 50,000.

 

Cabe destacar que dicho impuesto de 1.00 por metro cuadrado es ilegal, que más del 60% de las tierras rurales no poseen títulos y gestionar uno conllevaría a un proceso de varios meses y hasta más de un año con su respectivo costo, el cual no poseen la mayoría de campesinos; respecto de la carta de no objeción, resulta contraproducente pedir permiso de ayuntamientos locales para sembrar, además del consabido costo por el proceso y de igual forma porqué objetar (PROMEFRIN) cuando se supone que mientras más tierras sean utilizadas para la producción es mejor? Finalmente, el mapa del uso de suelo y la localización del proyecto también contiene su cuota de inversión, cuotas que son imposibles de costear dado al poco apoyo  y a lo difícil que resulta cerrar el negocio de exportación.

 Los financiamientos Internacionales y Nacionales para Bio Parques de invernaderos de 111,600 Mt2 (ciento once mil metros cuadrados) y los financiamientos nacionales para pequeños invernaderos de 5,040Mt2 (cinco mil cuarenta metros cuadrados), se ven impedidos de financiarse por el Banco Nacional de la Vivienda y este banco afirma que tres Instituciones del Estado no lo apoyan para poder dar respuestas a las solicitudes de financiamiento de invernaderos en la República Dominicana.

El Presidente del Clúster de Invernaderos concluye solicitando a la Superintendencia de Pensiones, a la Superintendencia de Bancos, a la Gobernación del Banco Central, y al Ministerio de Medio Ambiente que cesen las agresiones contra la Industria Nacional de Invernaderos, la cual crea empleo rural sustentable para luchar contra la pobreza, incrementa la producción nacional de frutas y vegetales protegiéndo los suelos contra la erosión y la sedimentación, incrementando la seguridad alimentaria del Pueblo Dominicano e incrementando las exportaciones dominicanas, “ la actitud fiscalista del Ministerio de Medio Ambiente nos crea graves dificultades”.

Por Odenisse Peralta.