La Agencia Nacional del Petróleo (ANP), organismo regulador brasileño de hidrocarburos, anunció hoy que la semana pasada detectó cinco nuevos puntos de fuga de petróleo en el fondo marino en la región del Campo de Frade, área operada por la petrolera Chevron donde se registró un vertido el pasado noviembre.

Según un comunicado, técnicos de la ANP detectaron cinco nuevos puntos de fuga a lo largo de una fisura de 800 metros por donde se observa la aparición de partículas de crudo en la región del Campo de Frade, un yacimiento ubicado a unos 120 kilómetros del litoral del estado de Río de Janeiro.

De acuerdo con la nota, el presidente de Chevron fue convocado para aclarar las circunstancias de los nuevos derrames y la ANP consintió que la empresa interrumpiera la producción en el Campo de Frade, ubicado en la cuenca de Campos, la mayor región petrolera de Brasil.

El jueves se detecto uno

El pasado jueves, Chevron ya había anunciado que había detectado una nueva fuga de crudo cerca de la zona donde se registró el derrame del pasado noviembre.

Portavoces de la empresa dijeron que habían hallado “una pequeña mancha” de petróleo en la superficie marina y que Chevron había desplegado “inmediatamente” sus dispositivos de contención.

Acusados penalmente 17 directivos de Chevron

Dos días más tarde, un tribunal de Brasil dictó una orden que impide abandonar el país a 17 directivos de la petrolera Chevron y de la perforadora Transocean, que serán acusados penalmente por los vertidos.

Entre los directivos se encuentran el presidente de la división brasileña de Chevron, el estadounidense George Buck, otros cuatro estadounidenses, dos franceses, tres australianos, un canadiense, un británico y cinco brasileños.

Fuente: EFEverde