Unas 50 personas protestaron hoy desnudas en la localidad chilena de Quilpué, con el objetivo de salvar 90 hectáreas de áreas verdes en la parte norte de esa ciudad que fueron donadas a la comunidad hace unos 80 años.”El Gobierno regional quiere hacer cambio de uso de suelo lo que significa que este gran pulmón verde puede ser urbanizado y es el único que nos queda en Quilpué y en la región”, señaló Esteban Silva, portavoz de los desvestidos.

Silva recordó que el terreno fue donado en 1935 con el fin de fomentar el esparcimiento, la vida al aire libre, el bienestar de vecinos y trabajadores y cuidar las áreas verdes “pero la voluntad de la persona que donó estas tierras aparentemente está en peligro.

Indicó que hace unos 30 años, la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso se adueñó del terreno, en un proceso poco claro, y ahora quiere venderlo.

“Por eso nuestra agrupación exige que devuelva este pulmón verde y sea declarado zona protegida para evitar la construcción de proyectos inmobiliarios y se respete la voluntad de la persona que lo donó”, enfatizó.

Todos miembros de la agrupación “Vivos por el fundo”, se fueron sacando la ropa poco a poco y aunque en un principio prohibieron la presencia de los periodistas, finalmente aceptaron su asistencia.

Una señora de unos cincuenta años explicó que se habían inscrito más de 100 personas “pero al parecer les dio vergüenza mostrar su cuerpo por una buena causa”, acotó.

La ciudad de Quilpué esta situada a unos 100 kilómetros al oeste de Santiago, cerca del océano Pacífico y su población alcanza a unos 160 mil habitantes.

Fuente : El Nuevo Diario