Los postes de no estacionamiento que se encuentran en las calles de París han recibido una fantástica transformación en mini jardines o “jardines de bolsillo”. El artista parisino Paule Kingleur se ha apropiado de algunos de los 335.000 postes de la capital francesa y las ha convertido en sitios para colgar estos bellos micro-jardines, que traen pinceladas de color y naturaleza a los barrios de París.

Tomates, rúcula, rábanos y flores de todo tipo crecen en estos micro jardines. Todas las plantas que allí se encuentran son obra del trabajo de unos 600 alumnos de escuelas de París. Ellos fueron los responsables de plantar las semillas y ayudarlas a que crezcan.
Las macetas en que se encuentran son tan ecológicas como es posible. Están hechas de cartones de leche ya utilizados y envueltos en bolsas de tela reciclada cosidas por una asociación de rehabilitación que trabaja con personas sin hogar.

Bien simple.. y no por ello menos brillante! Enhorabuena por esta iniciativa.

Fuente: elblogverde.com