El Gobierno británico se ha comprometido a reducir a la mitad sus niveles de emisiones de CO2 respecto a los niveles de 1990 en 2025, siempre y cuando otros países desarrollados asuman un compromiso similar. El ministro de Energía, Chris Huhne, anunció en el Parlamento que el Gobierno británico reducirá sus emisiones de dióxido de carbono en un 50 por ciento, según han informado los medios europeos.

La reducción anunciada se convertiría en un objetivo intermedio del Gobierno para llegar a reducir un 60 por ciento las emisiones en 2030 y un 80 por ciento en 2050. La Comisión Europea ha saludado el objetivo “ambicioso” que se ha marcado el Gobierno británico y constituye a su juicio “un ejemplo extraordinario de voluntad política de actuar a pesar de los momentos económicos difíciles”.

También confirma que cuando las políticas sobre clima inteligente no sólo tienen que ver con el clima. Tienen que ver con mejorar la seguridad energética, estimular la innovación, aumentar la competitividad e impulsar el crecimiento económico y los empleos, ha asegurado la comisaria sobre Clima, Connie Hedegaard, en un comunicado. Con esta decisión, Reino Unido se aprovecha de una enorme oportunidad económica y de innovación que convertirá su economía en más competitiva en el futuro.

La Unión Europea se ha comprometido a reducir un 20 por ciento sus emisiones de CO2 en 2020 e incluso ha dicho que estaría dispuesta a aumentar la reducción hasta el 30 por ciento si otros países desarrollados asumen un objetivo similar en el marco de las negociaciones para renovar el Tratado de Kioto.

Fuente: eropapress.es