Hace un tiempo atrás circuló por Facebook -paradójicamente- una campaña de Greenpeace que instaba a presionar a la red social de que dejara de usar energía contaminante. El sitio de Mark Zuckerberg no respondió. Frente a esta indiferencia, se instaló una gran pantalla afuera de las oficinas de Facebook en California en laque reflejaban los comentarios que iba teniendo una publicación que había compartido la ONG ambientalista en su página.

Daniel Kessler, portavoz de Greenpeace ironizó con la iniciativa: “Queremos que dejen de ser ‘amigos’ del carbón y que se hagan ‘amigos’ de la energía verde. Creemos que muchos de los empleados de Facebook estarán de acuerdo con nosotros, así que tratamos de convencerlos”.

Esta protesta se genera en el marco en que Facebook anunció que sus nuevas instalaciones fueron diseñadas para usar un 38% menos de energía. A lo que Kesslet comentó: “Su ahorro de energía es fantástico, pero no es suficiente, debería preocuparse (del consumo) de carbón. Si seguimos quemando carbón, no vamos a detener el cambio climático”.