Existe gran cantidad de personas dueñas de tierras que no utilizan ni pretenden utilizar y esto sucede en muchas partes del mundo; por esta razón en países de America Latina y Estados Unidos se está desarrollando un proyecto de áreas protegidas privadas como forma de preservar los recursos medioambientales y proporcionar aire limpio.

Esta excelente iniciativa ha llegado a República Dominicana y aquellos que decidan transformar sus terrenos en áreas protegidas podrían beneficiarse con múltiples incentivos como: ayuda para la protección de la propiedad, pagos por los servicios ambientales y exención de algunos impuestos.

Expertos provenientes de los países en donde ha tenido éxito este proyecto estuvieron en el país compartiendo sus experiencias con autoridades y personalidades nacionales, durante un encuentro organizado por el Centro de Desarrollo Agropecuario y Forestal (CEDAF) y el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

El ministro Jaime David Fernández Mirabal resaltó el potencial que tiene el país para este tipo de conservación, del que ya participan algunos empresarios y anunció la creación de una comisión que se encargará de definir un reglamento que establezca las normas sobre las que se deben declarar dichas áreas.

Además de los beneficios particulares, las áreas protegidas privadas contribuyen a la defensa de la biodiversidad y permite a sus propietarios la posibilidad de entrar en el mercado de carbono, según destacaron Judith Boshoven, del Defenders of Wildlife, de los Estados Unidos, Carlos Chacón, de Nature Conservancy en Costa Rica, y Jorge Cardona, representante de la referida entidad en Guatemala.

Al respecto, ellos aclaran que la conservación no es absoluta, ya que permite el uso controlado de la propiedad.

(Fuente: Diario Libre / Odenisse Peralta)